Si la envidia fuera tiña – Guillermo Hernández Puerto

//Si la envidia fuera tiña – Guillermo Hernández Puerto

Si la envidia fuera tiña – Guillermo Hernández Puerto

By | 2019-01-11T18:00:52+00:00 enero 11th, 2019|Categories: Política|

Puerto Libre
Guillermo Hernández Puerto

Se ha desatado una campaña para presentar a Gloria Sánchez López como una persona que en su administración como Presidenta Municipal de Juchitán de Zaragoza hizo mal uso de los recursos públicos. Pretenden sus enemigos políticos colgarle el San Benito de deshonesta y detener su carrera política.

Ante esta campaña, el Congreso local aprobó realizar una auditoría a la administración de Gloria Sánchez López.

La ahora diputada local del Partido Morena respondió: “Me hicieron cuatro auditorias y de estas auditorías están los expedientes en la auditoria de la Federación y todas salieron bien. Camino con la frente en alto y estoy segura que las auditorias que realicen a mi administración saldrán bien”.

Por supuesto que la diputada Gloria Sánchez López, como lo dijera en su canción el gran compositor mexicano Cuco Sánchez: “No es monedita de oro para caerle bien a todos”.

Es evidente que sus enemigo políticos pretenden afectarla política y socialmente ante la opinión pública y ante los juchitecos, pero como bien lo dice el dicho: “ Le van a hacer lo que el viento a Juárez”

Gloria Sánchez López como presidente municipal de Juchitán vivió y enfrentó el gran terremoto del 2017 y lo hizo con valentía como lo enfrentaron los juchitecos. Tocó puertas para conseguir los apoyos para enfrentar esa terrible contingencia que dejó pobreza, dolor, luto y muerte en Juchitán y en otras comunidades del Istmo de Tehuantepec.

Ese valor y ese valer de la expresidenta municipal es innegable y Juchitán y los aguerridos juchitecos poco a poco y con coraje están resurgiendo como la mítica Ave Fénix de sus cenizas.
Como colofón de este comentario diremos que si la envidia que le tienen sus enemigos políticos a Gloria Sánchez López fuera tiña, muchos tiñosos hubiera en Juchitán y en otros lares.

Deja un comentario