Se colgaron de la figura de Andrés Manuel López Obrador – Puerto Libre

2018-08-14T10:25:09+00:00

Guillermo Hernández Puerto

Benjamín y Salomón, sinvergüenzas disfrazados de izquierda. En el pasado proceso electoral decenas de candidatos a diputados locales, diputados federales, senadores y a las presidencias municipales se colgaron de la figura de Andrés Manuel López Obrador.

Los ciudadanos votaron a ciegas por Morena. Pillos y gandallas fueron beneficiados por la simpatía de los ciudadanos hacia el tabasqueño.

Así por ejemplo se hizo diputado federal, Benjamín Robles Montoya, quien impuso a su mujer, Maribel Martínez, como diputada federal por la vía plurinominal; a su hijo como diputado local, y a sus amigos, César Morales Niño, Doroteo García y Margarita García García. Vil nepotismo de un gandalla que se apunta ya para suceder a Alejandro Murat.

La riqueza de este gandalla ofende a Oaxaca, a los oaxaqueños y sobre todo, a los más jodidos que están sumidos en la miseria más espantosa, mientras Benjamín y su familia viven en la opulencia y con los cargos de elección popular que obtuvieron, incrementarán aún más su riqueza y nadarán en la abundancia, gracias a que se colgaron de la figura de López Obrador.

¡Qué vivan estos gandallas! ¡Qué caray! Si a México no se lo acabaron Carlos Salinas y los priistas buenos, honrados y decentes como José Antonio Meade, no se lo acabarán estos pillos. Que hoy callan ante el nombramiento de René Bejarano como responsable del manejo de los programas sociales a nivel nacional, porque les conviene, ya que se han dado cuenta que el gran robo a México será organizado a través de Morena y de quien fue pillado retacando de billetes un maletín y retacándose de billetes los bolsillos de sus pantalones.

Margarita, la personificación de la grosería y la soberbia. Aprovechando la ocasión, vamos hablar de Margarita García García, beneficiada con una diputación por su amigo, Benjamín.

Les vamos a contar lo siguiente: La tarde-noche en que se dio a conocer que Fraguas había ganado la presidencia del municipio de Oaxaca de Juárez, en la casa de campaña de López Lena, Margarita García lloraba como una Magdalena; derramando lágrimas desconsoladamente decía que no alcanzaría una regiduría y que Geovani Vásquez Sagrero sí, porque a ella, Benjamín Robles Montoya la había colocado en la quinta posición de la planilla y a Geovani en la primera posición. Y despotricaba que la hija de Juan Manuel Cruz Acevedo ya tenía asegurada la regiduría por ser hija del notario amigo de López Lena.

A mí me habían colocado en la posición 14 en la planilla. Una noche antes de la elección me llamaron. Cuando abrí la puerta del cubículo vi a Benjamín Robles Montoya afinando la planilla, quien me dijo, pase. Le comunico que pasa de propietario a suplente. Le respondí, no hay problema, es más, si quieren pueden borrarme de la planilla.

Margarita alcanzó una regiduría en el gobierno de Fraguas, de inmediato se mareó; finalmente, traicionó a López Lena, pero salió beneficiada con un sueldo de más de 30 mil pesos mensuales más las tranzas que hizo gracias a su amigo y padrino, Benjamín Robles Montoya.

Jamás la fui a ver al Cabildo, porque me di cuenta de su mezquindad e ingratitud y de su forma grosera de ser y de su soberbia. Va una anécdota al respecto. Cuando fue diputada local en el gobierno de Gabino Cué, gracias a su amigo Benjamín, un día me crucé en su camino en la explanada del Congreso del estado; caminaba con ese aire de grosería y soberbia que le caracteriza, por lo que me hice a un lado para que pasara su majestad, la reina de la pedantería y grosería. Quien se paró y me saludó fue Martín Vásquez Villanueva; Margarita me miró de arriba hacia abajo como quien mira a un súbdito. Este es el tipo de gente que se benefició con el boom López Obrador y que ahora presumen y se ufanan de ser morenistas de hueso colorado y alardean que van a sacar a Oaxaca de la pobreza y la marginación y que van a lograr la cuarta transformación de México.

Va también de anécdota lo siguiente. Sagrero me dijo, no le vamos a dar ningún puesto para cuidarlo. ¿Cuidarme de qué? Se me encendió la sangre en todo el cuerpo y quise hasta mentársela, no porque me negaran un puesto, sino por creerme tan tonto. Me contuve y aguanté la burla sabiendo de quién o de quiénes venía la ingratitud y traición. No obstante la ingratitud a través de un periodista me acusaron en un semanario de estar cobrando en el gobierno de Fraguas 20 mil pesos mensuales como subdirector de un proyecto. Les respondí a través de un comentario que grabé para la radio, el cual nunca difundieron, porque otro era el que cobraba esos dineros y no yo. Como premio obtuve solo la calumnia y la difamación. De ese pelo me trataron y trataron mi trabajo en la radio y en la campaña. No tengo nada de qué avergonzarme, camino con la frente en alto y si Benjamín Robles Montoya quiere salir al quite, que lo haga, le responderé para desenmascarar a este lambiscón de Gabino Cué, de José Murat y ahora de López Obrador.

Mi apoyo indeclinable a favor de Obrador. Debo decirle amigo lector que en todos los años de lucha que sostuvo Andrés Manuel López Obrador hasta llegar a la Presidencia de México lo apoyé en la radio, en el portal Puerto Libre, en este diario, así como en la revista Puerto Libre y en el Suhana de Tehuantepec sin pedirle un solo quinto al tabasqueño. Obrador benefició con una diputación federal plurinominal a López Lena. Hoy el desprestigiado y presunto ladrón, Salomón Jara Cruz, electo senador por Oaxaca no me puede ver ni en pintura, lo mismo que Benjamín Robles Montoya porque la verdad no peca, pero incomoda. Estos dos pillos o tipejos tienen ahora poder y dinero para aplastarme como a una cucaracha.

Lo único que tengo y que no tienen estos gandallas es dignidad y valor civil para defender a Oaxaca, la justicia y a los más jodidos y cuento sólo con mi voz y mi pluma, y lo único que me pueden quitar este par de sinvergüenzas es la vida. Pero aquí estoy, no les temo a pesar del poder que alcanzaron con López Obrador. Soy y lo digo con orgullo, superviviente del 2006 y de otros movimientos en que me he jugado la vida. Conozco la ingratitud, la envidia y la traición y puedo presumir que a base de mucho sufrimiento y de haber perdido mi patrimonio me he ganado lo que muy pocos han logrado en el periodismo, respeto y credibilidad. Más de medio millón de personas esperaban mis comentarios en Radio Universidad y en la llamada Voz del Pueblo, en donde apoyé la lucha popular y magisterial que encabezó la Sección 22.

Dice Frei Betto, teólogo brasileño: “Hay sinvergüenzas disfrazados de izquierda. Se trata de sujetos qué piensan, en primer lugar, en su ascenso al poder. En nombre de una causa colectiva, buscan primero su interés personal”. Hoy estos sujetos disfrazados de izquierda ya se autocandidatean como sucesores de Alejandro Murat.

Alerta oaxaqueños con estos sinvergüenzas disfrazados de izquierda que hoy colgados de la figura de Andrés Manuel López Obrador cual aves de rapiña afilan sus garras para caer sobre el multimillonario presupuesto de Oaxaca. Son parte de esa minoría rapaz que se ha enriquecido con el sufrimiento del pueblo oaxaqueño.

Son, además de cínicos y sinvergüenzas, traidores y mentirosos y les vale madre el reclamo de justicia de llevar a la cárcel al gran rata Gabino Cué Monteagudo y para que este malvado devuelva todo lo que le robó a Oaxaca junto con su banda de delincuentes entre los que se pueden mencionar a Benjamín Robles Montoya y a Salomón Jara Cruz.

Como corolario bien se puede decir que nos provocan nauseas estos que ahora se erigen como los salvadores y redentores de Oaxaca y como los artífices de la cuarta transformación de México.

La exigencia de la periodista Soledad Jarquín y el caso Hageo Montero. La periodista Soledad Jarquín Édgar, madre de María del Sol, joven que fue asesinada en pleno centro de Juchitán de Zaragoza y quien fuera comisionada por el entonces secretario de Asuntos Indígenas, Francisco Montero, para cubrir la campaña política a la presidencia municipal de Juchitán de su hermano, Hageo Montero, en su demanda de justicia exige a las autoridades que Hageo Montero no desempeñe funciones de regidor en el próximo Cabildo, incluso que lo inhabiliten para desempeñar también sus funciones de regidor en ese municipio.

Hageo, a la luz de los acontecimientos que derivaron en el asesinato de María del Sol, como dicen en Juchitán, no tiene vela en ese entierro y, por lo tanto, las autoridades violarían la ley electoral y sus derechos políticos si le anularan el derecho legítimo que se ganó en las casillas electorales en la pasada elección municipal para formar parte del próximo Cabildo y tampoco deben inhabilitarlo para desempeñar funciones de regidor en el actual cabildo.

La periodista, según opinan los juchitecos, debiera en enderezar toda sus baterías contra Francisco Montero; exigir castigo para él, incluso cárcel, pero no enfilarlas contra su hermano Hageo, porque fue Francisco Montero y no Hageo, el que la comisionó para ir a apoyar la campaña política de la planilla priista.

Como conclusión se puede decir que Hageo Montero se ganó en las casillas electorales el derecho a formar parte del próximo cabildo municipal; anularle ese derecho, sólo por la exigencia de la periodista, sería violatorio a la propia ley y a sus derechos políticos.

Como dicen en mi pueblo, Hageo Montero no tiene por qué pagar los platos rotos que quebró su hermano Francisco.

Deja un comentario