Salomón Jara y Benjamín Robles, mentirosos y traidores a Oaxaca

2018-07-24T13:20:53+00:00

Puerto Libre – Guillermo Hernández Puerto

Morena es Andrés Manuel López Obrador.

Con el boom del ganador de la Presidencia de México, llegaron como representantes populares, pillos que se sienten dioses vivos en la tierra y futuros gobernadores de Oaxaca. Nos referimos a Salomón Jara Cruz y a Benjamín Robles Montoya.

Los dos formaron parte del gobierno corrupto y traidor de Gabino Cué Monteagudo. Benjamín, como jefe de la Oficina de la Gubernatura, y Salomón, como titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura (Sedapa).

Recordemos que Morena tiene tres principios: no robar, no mentir y no traicionar.

Principios que en su recorrido por el país repitió Andrés Manuel López Obrador para que se les metiera en la cabeza a quienes lo rodean y para que el pueblo mexicano los conociera y también se los metiera en la cabeza.

Salomón y Benjamín han traicionado dos de esos tres principios: no mentir, no traicionar y puede que también han traicionado el principio de no robar.

Decimos esto por lo siguiente: Salomón y Benjamín se comprometieron a luchar para llevar a la cárcel a Gabino Cué, por los latrocinios que cometió contra Oaxaca y para que devolviera todo lo que le robó a Oaxaca.

Mintieron y traicionaron el principio de Morena de no mentir, porque después de la victoria de Andrés Manuel López Obrador y de que ellos ganaron un escaño en el Senado y una curul en la Cámara de Diputados federal han guardado un ominoso silencio, protegiendo con ello a Gabino Cué Monteagudo.

¿Por qué el ominoso silencio?, si ellos como representantes populares debieran ser los que encabezaran e hicieran suyo el clamor de pueblo de Oaxaca, para llevar a la cárcel al gran ladrón Gabino Cué y a su banda de ladrones, porque tanto Gabino como Jorge Castillo viven como reyes y en la impunidad, burlándose de la justicia oaxaqueña.

¿Si Salomón y Benjamín se han erigido en los paladines de la lucha contra la corrupción en Oaxaca y como los paladines que llevarán al cabo la Cuarta Transformación de México se cruzan de brazos y guardan un ominoso silencio ante el clamor del pueblo?

Al virtual presidente de México, los oaxaqueños le demandamos que gire sus instrucciones a Salomón Jara Cruz, a Benjamín Robles Montoya, así como a Susana Harp, para que encabecen esta lucha en favor de la justicia y contra la corrupción, llevando a la cárcel a Gabino Cué y a su banda de ladrones y que Gabino Cué y los pillos que le robaron a Oaxaca le devuelvan a Oaxaca todo lo que le robaron.

Porque, si no, ¿dónde queda el compromiso hecho ante los mexicanos de luchar contra la corrupción y de aplicar la justicia encarcelando aquí en Oaxaca al gelatinoso y blandengue, Gabino Cué?

¿Por qué decimos que Salomón Jara Cruz y que Benjamín Robles Montoya han traicionado el principio de no traicionar, otro de los principios de Morena?, porque han traicionado su palabra y el compromiso de luchar hasta llevar a la cárcel a su antiguo jefe y patrón, Gabino Cué Monteagudo, quien para deshonra de sus apellidos, se ganó a pulso el título de asesino, porque metió sus corruptas manos en el fallido operativo de Nochixtlán que culminó con ese suceso sangriento y trágico para Oaxaca conocido y registrado como la matanza de Nochixtlán.

No podemos decir con certeza que Salomón Jara y Benjamín Robles son ladrones y que han traicionado el principio de Morena, de no robar. Pero ante su ominoso silencio y su cobardía política para encabezar la lucha para llevar a la cárcel a Gabino Cué, su antiguo jefe y protector, nos lleva ese silencio sepulcral, a pensar y a la especulación de que se mancharon las manos de la corrupción que encabezó Gabino Cué en Oaxaca, pues este exgobernador robó unos cuantos millones de pesos, según las denuncias que han dado a conocer las autoridades de Oaxaca, sino miles de millones de pesos y tan solo Jorge Castillo, está señalado de haberse robado más de 70 mil millones de pesos en ese gobierno traidor y corrupto.

Si a Benjamín Robles Montoya no se le conoce empresa alguna, entonces, ¿de dónde se hizo rico?, la especulación nos lleva a pensar que de los recursos públicos, porque salió de pobre y ahora forma parte de los nuevos ricos de Oaxaca y Salomón jamás aclaró si en verdad se robó o malversó 40 millones de pesos del presupuesto destinado para la Sedapa como lo acusó la excontralora, Perla Woolrich.

Si Salomón Jara Cruz y Benjamín Robles Montoya siguen con su ominoso silencio para llevar a la cárcel a Gabino y permanecen cruzados de brazos ante este reclamo popular de justicia del pueblo oaxaqueño, quedarán como mentirosos y traidores a su compromiso y como presuntos ladrones.

Decimos esto porque se ha dicho que uno de los principios de Morena es combatir la corrupción, pues Gabino Cué y su banda de ladrones debe pagar sus fechorías y, para que los oaxaqueños vayamos tomando conciencia que llegaron con el boom de López Obrador sujetos cínicos, mentirosos, traidores y presuntos ladrones. Y que no debemos quitar el dedo del renglón hasta que Gabino Cué pise la cárcel y devuelva todo lo que le robó a Oaxaca.

No les tengo respeto, mucho menos temor a Salomón Jara Cruz y a Benjamín Robles Montoya; los tengo como mentirosos, ingratos y traidores. Y esto último lo digo en primera persona.

Deja un comentario