Home Opinión Mes del terrorismo magisterial. Abel Santiago.
Mes del terrorismo magisterial. Abel Santiago.

Mes del terrorismo magisterial. Abel Santiago.

0
0

Desde que se fundó la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y se separó de su sindicato oficial, las secciones que la integran conservaron su número original y sus dirigentes, que se declararon autónomos, se dedicaron al bandidaje y a exigir privilegios a sus respectivos gobiernos, empleando métodos que no son de lucha sino de chantaje y presión, utilizando a la población como rehén, como arma de combate para lograr sus objetivos, aprovechando la impunidad de que han gozado por temor oficial a hacerlos respetar los derechos de terceros.

Como es bien sabido, todos los líderes sindicales se han enriquecido “inexplicablemente”, pero no tanto como los de la sección 22, correspondiente al magisterio oaxaqueño, porque todos los gobernadores les han concedido todo lo que han pedido, incluyendo al actual, a pesar del poco tiempo que lleva en el poder, que no ejerce aun cuando sus partidarios e incondicionales lo estén elogiando como el mejor en los últimos sexenios. En los estados de Chiapas, Guerrero y Michoacán las secciones que forman esa mafia viven en situaciones similares, y sus habitantes también resultan víctimas de violencia e ineptitud gubernamental.

En años anteriores, 17 aproximadamente, la costumbre de estos mal llamados “maestros” era que en el mes de mayo, con motivo de la presentación de su pliego petitorio al ejecutivo local, para que se los resolviera favorablemente, aunque siempre ha sido caprichoso y exagerado, realizaran actos terroristas contra el pueblo para obtener principalmente dinero en abundancia, pero esa complacencia y su voracidad ya es frecuente, de tal manera que no dejan pasar ni un mes para efectuar al menos un paro de labores y toma de casetas de autopistas, con lo que también estafan a los automovilistas exigiéndoles elevadas “cuotas voluntarias” para permitirles circular.

A partir de diciembre pasado, en que entró en funciones el nuevo gobierno, esos actos se han llevado a cabo casi diario, con la participación demencial de la Coordinadora Estudiantil Normalista del Estado de Oaxaca, que ha aprovechado los movimientos de sus “maestros” para robar, asaltar y despojar a los conductores de sus unidades que retienen exigiendo plazas docentes sin cubrir los requisitos mínimos legales, aun cuando de nueva cuenta hace pocos días se les otorgaron otras 900 en contra de leyes y reglamentos.

Asimismo, a los “mentores” se les acaba de cubrir el bono correspondiente a los años 2015 y 2016, pero los integrantes de la Comisión Política magisterial, encabezada ahora por Eloy López Hernández, después de la última reunión de más de cuatro horas con el gobernador, dijeron que la misma no fue “totalmente satisfactoria”, por lo que anunciaron más movimientos contra la población, paros y tomas de casetas de carreteras.

Ante esa actitud arrogante y retadora, todavía el gobernador les ofreció una nueva reunión para avanzar en las respuestas a su pliego petitorio. Tímido y sin atender las peticiones y reclamos de las clases productivas oaxaqueñas, declaró: “Al magisterio mi más amplio respeto, estamos en pláticas y como siempre lo he señalado, nuestro estado tiene un compromiso con los niños y con la educación, así que vamos a trabajar para lograr cosas importantes… siempre que alguien trabaje en contra de lo que está establecido en la ley, tendrá consecuencias…”

El compromiso con los niños y la educación es lo que menos se ha logrado, como se demuestra con los paros habidos sólo en este mes de mayo y los que habrá como se han anunciado, y del apego a la ley nada se dijo contra los incendios que efectuó el primer día de paro en las inmediaciones del centro histórico de la capital del estado, cuyas fotografías se publicaron en todos los diarios. Para amedrentar a los profesores que sí trabajaron, la quema de llantas fue realizada frente a las escuelas Basilio Rojas y Abraham Castellanos. En algunas cabeceras de distritos como como Tlaxiaco, Huajuapan y Juxtlahuaca,

tomaron empresas como Coppel, Electra, Soriana, Aurrerá, Pepsi, Corona y Telmex, que seguramente fueron saqueadas, como ha ocurrido en esta ciudad, donde estas y otras han sido asaltadas, igual que camiones repartidores de refrescos, vinos y cervezas. Es así como se hace respetar la ley y trabajar con apego a la justicia y el derecho.

El Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca, alias sección 22 de la CNTE, con el apoyo de los vagos normalistas, también victimizan al pueblo y exigen el respaldo gubernamental para obtener su toma de nota de la que debería ser su matriz, SNTE, en lo que ambas partes nada tienen que ver. Asimismo, entre sus demandas que igualmente afectan al estado, está el esclarecimiento del crimen o desaparición de los 43 supuestos estudiantes de la normal de Iguala, Guerrero, que seguramente estaban muy concentrados en sus aulas cuando fueron aprehendidos y ajusticiados.

Para normar nuestro criterio al respecto, debemos observar la conducta de nuestros estudiosos normalistas. Sin embargo, lo novedoso e inexplicable es el movimiento nacional de algunos sectores de la población, sobre todo de los sedicentes izquierdistas, que continúan su respaldo a los padres de esos jóvenes, cuando es posible que como los de acá, hayan sido abandonados, sin inculcarles principios morales o una mediana educación.

Lo que ahora más sorprende es la actitud del gobernador, nuevo complaciente del magisterio, que por sus declaraciones y disposición a seguir dialogando con ellos, da la impresión de que desconoce la trayectoria de los encargados de impartir la enseñanza a la niñez, de la que también ignora la posición atrasada que ocupa a nivel nacional en aprovechamiento escolar. Lo que tiene atemorizada a la población es el nuevo terrorismo de mayo y la ausencia de derechos de los habitantes del estado.

abelsantiago30336@yahoo.com.mx