Home Libros “Leonora es un acto de amor y un homenaje a la vida”: Poniatowska

“Leonora es un acto de amor y un homenaje a la vida”: Poniatowska

0
0

En el centenario de Leonora Carrington, la premio Cervantes reflexiona sobre la novela
que le dedicó

“Cuando le pregunté a Leonora si Max Ernst había sido su gran amor, respondió que cada amor era distinto; cuando le comenté que su matrimonio con Renato Leduc fue sólo por conveniencia, respondió: ‘Bueno, tampoco’. A Renato Leduc, le debemos el privilegio de la presencia de Leonora en México, un regalo suntuoso que agradecemos desde el fondo del corazón”, dice Elena Poniatowska hablando de la gran pintora inglesa.

“Leonora es un acto de amor y un homenaje a la vida y a la obra de esta mujer que ha hechizado a México con sus colores, sus palabras, sus delirios, sus arranques. Pudo vivir en Inglaterra, su país de origen, en los Estados Unidos, en Francia o en España, pero es un privilegio saber que una artista de su talla haya decidido ser mexicana”, señala Poniatowska.

Para la autora, Carrington “trajo a nuestro país todos los recuerdos de sus vidas anteriores, todos los paisajes, todas las verduras que en México no se comían como los salsifis, las endivias, las alcachofas; los caminos baja las acacias. Trajo a Simone Martini, a Piero de la Francesca, al Bosco, a Grunewald y a lo más valioso de todo, ella misma, fuente de creatividad y de valor humano”.

En Leonora, Poniatowska retrata la turbulenta vida de la pintora inglesa, quien “a lo largo de los años convirtió su casa en la calle de Chihuahua en la colonia Roma en una central de energía, una piedra imán. El té de Leonora, un filtro amoroso, un vuelve a la vida, fue parte de su esencia inglesa e irlandesa. Célebre en la galería de Inés Amor, en la de Antonio Souza, en la de Natalia Zaharías, Leonora conoció el reconocimiento internacional muy tarde porque siempre se encerró con sus hijos y su pintura hasta que la invadió la celebridad del mundo entero. Hoy le rinden homenajes en universidades y auditorios culturales”, culmina Elena Poniatowska.

Sinopsis

Una de esas novelas que uno, simplemente, no puede perderse.
Esta novela cuenta la historia de una mujer indomable, un espíritu rebelde. Destinada a crecer como la rica heredera de un magnate de la industria textil, desde pequeña supo que era diferente, que su capacidad de ver lo que otros no veían, de conectar con los animales, la convertía en especial. Desafió las convenciones sociales, a sus padres y maestros, y rompió cualquier atadura religiosa o ideológica para conquistar su derecho a ser una mujer libre, personal y artísticamente. Leonora Carrington es hoy una leyenda, la más importante pintora surrealista, y su fascinante vida, el material del que se nutren nuestros sueños.
Fantasiosa y excéntrica en su infancia, desafiante en su adolescencia, Leonora vivió la más turbulenta historia de amor con el pintor Max Ernst. Con él se sumergió en el torbellino del surrealismo, y se codeó en París con Salvador Dalí, Marcel Duchamp, Joan Miró, André Breton o Pablo Picasso; por Max enloqueció cuando fue enviado a un campo de concentración. A Leonora se la confinó en un manicomio de Santander, del que escapó para conquistar Nueva York de la mano de Peggy Guggenheim. Se instaló en México casándose con el poeta y periodista Renato Leduc; aquí culmina una de las obras artísticas y literarias más singulares y geniales.
Elena Poniatowska retrata como nadie a una mujer excepcional.

Elena Poniatowska.

Nació en París en 1932, pero con tan sólo nueve años se trasladó a México. Su carrera se inició en el ejercicio del periodismo. Por esta labor se le entregó en 1978 el Premio Nacional de Periodismo en México. Ha sido nombrada doctor honoris causa por ocho universidades y galardonada con el Premio Nacional de Lingüística y Literatura en 2002. Entre sus novelas destacan: Lilus Kikus (1954), Hasta no verte Jesús mío (1969), Premio Mazatlán, La noche de Tlatelolco (1971), Premio Xavier Villaurrutia, Querido Diego, te abraza Quiela (1978), La Flor de Lis (1988), Tinísima (1992), Premio Mazatlán, La piel del cielo (2001), Premio Alfaguara, El tren pasa primero (2007), Premio Rómulo Gallegos, El universo o nada (2014), Dos veces única (2015), Las indómitas (2016). También ha escrito cuentos, reunidos en De noche vienes (1979) y Tlapalería (2003), libros de entrevistas, ensayos y crónicas. Su obra ha sido traducida a más de una decena de idiomas y su trayectoria como periodista y escritora ha sido reconocida con múltiples premios nacionales e internacionales. En 2013 se le concedió el Premio Cervantes.