Home Destacadas La migración digital y sus implicaciones en el periodismo
La migración digital y sus implicaciones en el periodismo

La migración digital y sus implicaciones en el periodismo

0
0

Erick Daniel Cruz Mendoza

Como parte de las actividades del Encuentro de Periodismo Cultural Latinoamericano, el 5 de noviembre se realizó la conferencia Las nuevas formas de la cultura: la migración digital, en la Biblioteca Henestrosa (Sede). Para hablar sobre el tema estuvieron presentes Héctor González (Aristegui Noticias), Juan Carlos Talavera (Excélsior), Mael Vallejo (Chilango y Más por más) y Jesús Alejo Santiago (Milenio y Radio Educación).

El debate se centró en los procesos de migración de la agenda cultural que va de los medios impresos a los digitales. En ese sentido, el término migración se entiende simplemente como el paso de un lugar a otro. Sin embargo, en el fondo existe un significado de mayor complejidad. En 2001 el norteamericano Marc Prensky publicó un texto llamado Nativos e Inmigrantes Digitales, en el cual hace un señalamiento de la denominación que se le otorga a las personas nacidas y formadas bajo el lenguaje digital, a quienes llama Nativos, diferenciándolos de quienes han aprendido ese lenguaje por las necesidades propias del cambio generacional, refiriéndose a los Inmigrantes.

De esta tipología surgieron aspectos para caracterizar a ambos personajes. Por un lado, los Nativos buscan información inmediata, prefieren las multitareas, les atraen más los gráficos que los textos y funcionan mejor cuando trabajan en red, entre otras más particularidades. En el otro punto se encuentran los Inmigrantes, quienes no estiman las habilidades de los Nativos Digitales y optan por procesos de lento aprendizaje, en donde se ejecuta tarea tras tarea.

Lo que media a estos dos personajes es la valoración y el uso designado a las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Sobre la cuales los Nativos se sienten glorificados por nacer en una época en donde la convergencia tecnológica no es sólo un sueño. Hoy en día, la convergencia posibilita la interconexión instantánea entre los emisores y los receptores. Un ejemplo que ayuda a ilustrar lo anterior es el Smartphone, el cual reúne varios servicios que antes se encontraban por separado: reproducción de audio y video, visor y editor de textos e imágenes, videojuegos, llamadas, entre otras.

Por otra parte, los Inmigrantes reclaman un Determinismo Tecnológico, argumentando que la tecnología se ha presentado a las nuevas generaciones como una panacea capaz de curar los males de las sociedades, como la pobreza y el hambre. Al respecto, Kofi Annan, secretario de la ONU en 2005 dijo, “las TIC no son ninguna panacea ni fórmula mágica, pero pueden mejorar la vida de todos los habitantes del planeta”. Los futuros escenarios dependen del valor que el hombre otorgue a las TIC, por ello, resulta trascendental su consumo responsable.

Sin duda las innovaciones tecnológicas han repercutido en diversos ámbitos, hoy se habla de teletrabajo, de gobiernos electrónicos, de economía digital y de medios de comunicación digitales. Sobre los medios y la migración ha surgido un debate interesante que apunta a la construcción de una vía idónea para obtener resultados positivos para las empresas, los consumidores y los proveedores de tecnología.

Para resolver el problema de la adaptación de los periodistas tradicionales se realizan actividades, como son los encuentros, coloquios, mesas de debate, foros y talleres, en donde se brindan las herramientas teóricas y metodológicas a los interesados con el fin de que interioricen esta nueva forma de hacer periodismo. Sin embargo, esto importa poco para el periodista, su planteamiento del problema va más allá, él apunta a saber ¿cómo contar historias en los medios digitales?, como menciona Héctor González (Aristegui Noticias).

Sobre la forma y fondo del periodismo cultural en la era digital surgen cuestionamientos, en los cuales el periodista inmigrante asegura la pérdida de calidad cuando se pretende pasar de un formato (impreso) a otro (digital). Por ejemplo, Héctor González cita que en la rapidez por publicar información se olvida la seriedad y el rigor característicos del periodismo. En suma, señala la inexistencia de una variedad de contenidos, pues considera que en la redes sociales, pocos son quienes elaboran contenidos desde cero, otros más únicamente replican la información. Bajo esta premisa llega a la conclusión de la importancia de un Like y las reacciones de Facebook, ¿en realidad sirven para algo?, pregunta.

Ante esto, Manuel Vallejo (Chilango y Más por más) aclara su postura y evidencia que tanto Like como reacciones son datos para conocer a los públicos, “a través de los buscadores de información se obtiene el perfil del consumidor”, cita. Este proceso, empleado a raíz del uso del marketing social, es semejante a cuando se requiere información de un archivo digital: basta con hacer click derecho e ir a propiedades para obtener los metadatos.

Juan Carlos Talavera (Excélsior) se pregunta por la labor del editor, figura cardinal en este debate. El encargado de este puesto es quien decide la agenda informativa del medio, de él depende la producción de información de calidad tomando en cuenta los factores de interés; frente al seguimiento de un mismo tema bajo la búsqueda de rating o Like para un público de redes sociales, cuando se pretende el beneficio de la marca antes de la satisfacción por generar productos periodísticos diferenciados.

Por ejemplo, las Fake News (Noticias falsas), pan de cada día en la agenda informativa. Algunos periodistas las esquivan y logran salir ilesos, sin darles importancia, mientras para otros es su deber atenderlas. Al final, es trabajo del periodista desmentir la información, pero en realidad ¿discutir una Fake News es una noticia?

Cabe añadir, que en Estados Unidos, Fake News fue elegida como la palabra del año en inglés por el Diccionario Oxford. La popularidad de dicho término se atribuye al uso dado por Donald Trump durante su campaña presidencial para referirse a falta de veracidad de algunos medios como NBC (El Clarín).

Los periodistas coincidieron en la presencia de una migración del periodismo cultural impreso hacia el digital, sobre lo cual no existe la certeza de un camino ideal. No obstante, existen dudas sobre cómo se debe efectuar este paso generacional, ¿cómo lograr que el periodismo, ahora digital, sea un agente cambio?, ¿cuál es el tratamiento adecuado para las Fake News?, ¿en dónde están las nuevas generaciones de periodistas para ayudar a resolver estos problemas? Éstas son algunas de las reflexiones surgidas durante el encuentro.