fbpx

¡ Gracias, Raúl, por la charla y mucha suerte!

2018-06-04T20:54:50+00:00

Puerto Libre
Guillermo Hernández Puerto

No formo parte de ningún grupo para dividir a nadie, porque en la división nadie gana; soy el único candidato de izquierda sin intereses que lo atan a ningún grupo; vengo a poner mi esfuerzo para hacer de Oaxaca patrimonio mundial de la cultura y el arte. Así se definió el candidato del Partido Nueva Alianza (Panal) a la presidencia del municipio de Oaxaca de Juárez en una charla que tuvo el pasado sábado con integrantes y dirigentes de la Asociación de Periodistas de Oaxaca (APO) en el local de esta asociación.

Raúl Castellanos fue acogido por los periodistas de esa asociación con respeto y franca camaradería. Los que allí estuvimos recibimos un breviario cultural; de historia de la ciudad de Oaxaca y de política, brotado como un manantial de conocimientos y experiencias de la voz de un oaxaqueño culto, vigoroso, bien intencionado que enseña e ilustra, como lo es Raúl.

Desde los tiempos del gobierno de José Murat no lo veía ni saludaba de mano. Ni tampoco lo vi cuando fue director de Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión, en donde sin recursos tomó como escenario la riqueza cultural de Oaxaca para plasmarla en televisión a los oaxaqueños, ni cuando se desempeñó como coordinador de Comunicación Social del gobierno del estado; pasaron muchos ayeres para estrechar su mano y escuchar su charla amena, sustanciosa e ilustrativa.

Recordé cuando renunció al PRI y fue candidato a gobernador del Partido de la Revolución Democrática: en esos tiempos no era común que un militante renunciara al PRI y la etapa cuando fundó el semanario Regeneración. Verlo ahí, charlando, animoso, con una vitalidad asombrosa a sus años no solo me provocó una gran emoción, sino reconocer ese espíritu de luchador que lleva en la sangre y en el corazón. Sin exageración alguna me parece una gran opción para la ciudad de Oaxaca.

Ahí, en ese diálogo entre Raúl y los periodistas supe de su libro, Sin Censura, y de otro que está escribiendo; me place saber que también es escritor, don que refleja sin duda alguna en su leída columna Del Zócalo a Los Pinos, que recientemente escribía en este diario, donde yo también colaboro y escribo mis modestas opiniones.

La fluidez de su lenguaje y la versatilidad con que toca los temas y los expone, son un breviario cultural que reflejan cultura y saber emergida como las olas, de las aguas profundas de su mente y ser para que alguien las tome como experiencia de vida y de luchador social.

Lo veía en el centro de la mesa en la que estaban sentados compañeros de la asociación y a esas alturas en mi mente bullía el gobierno desastroso de Gabino Cué Monteagudo y ese saqueo descomunal que hizo de Oaxaca y que mató la esperanza de los oaxaqueños. Y, particularmente, la persecución que desató contra Raúl Castellanos Hernández. Utilizando todo el poder y el Poder Judicial para encarcelarlo como venganza por los señalamientos que escribió en Regeneración contra Cué.

A pregunta de un periodista, Raúl Castellanos respondió, fui un perseguido político; cuatro demandas tuve que enfrentar y todas se las gané a Gabino Cué y el 16 de noviembre de 2014 un juez federal ordenó que me entregaran un dictamen en que se me declaraba libre de culpa y se decretara mi libertad plena y absoluta. Por eso estoy aquí dando la cara a os oaxaqueños, compitiendo por la presidencia de mi amada ciudad, a la que quiero y amo. En cambio Gabino Cué está en el basurero de la historia. Lapidarias palabras contra Cué, el que con la habilidad de un maestro de la mentira engañó a los oaxaqueños.

Un periodista tocó el tema de la campaña y le preguntó sobre Oswaldo García. Raúl dijo, en uno de los encuentros que he tenido en mi campaña como candidato del Panal, alguien me dijo que Oswaldo García había dicho, “este arroz ya se coció”. Esta expresión es ofensiva para los oaxaqueños, porque todavía no se realiza la elección y ya se asume como ganador.

En esa charla vimos a un Raúl Castellanos de carne y hueso, culto, fuerte, sano, vigoroso y confiado en que los oaxaqueños le darán su confianza y su voto para gobernar el municipio de Oaxaca de Juárez.

Mientras Raúl Castellanos está compitiendo dignamente y con la frente en alto por ganar la elección municipal, Gabino Cué está en el basurero de la política, viviendo en la impunidad, oscuridad y clandestinidad y como rey, burlándose de la ley y de los oaxaqueños.
¡Gracias, Raúl, por la charla y mucha suerte¡.

Como moraleja diremos: Dicen los que saben de política, que en política nada está escrito ni decidido; todo puede suceder y que la victoria la dan los electores con su voto, no la dan expresiones groseras y pedantes como la que pronunció Oswaldo creyendo ilusamente que con Obrador tiene a dios de los bigotes. ¡ No!, porque Obrador no estará en la boleta electoral municipal.

Deja un comentario