fbpx

El vaquetón de la Conafor y la protesta de campesinos

2018-07-25T09:44:52+00:00

Puerto Libre – Guillermo Hernández Puerto

 

Por eso perdió el Partido Revolucionario Institucional (PRI) la Presidencia de la República y Morena la ganó y ganó la mayoría en el Congreso de la Unión y varias gubernaturas.

 

Por la indolencia y el valemadrismo de funcionarios como el vaquetón Carlos René Estrella Canto, delegado en Oaxaca de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), más conocida entre los campesinos como la Conafor.

 

El pasado martes, campesinos de San Miguel del Valle bloquearon la calle Netzahualcóyotl para exigir al delegado de la Conafor autorizar el saneamiento del bosque que tiene una extensión de 16 mil hectáreas. Pero este indolente funcionario que nunca ha dejado su cómodo sillón para conocer esa comunidad ni el bosque, ha puesto miles de pretextos para autorizar ese saneamiento, los campesinos lo exigen para conservar el agua de sus manantiales.

 

Mire usted, amigo lector. Ese bosque les asegura el agua, cuenta con una fauna en la que habitan venados cola blanca, jaguares, jabalíes y otras especies. Tiene un bosque de pinos, madronios, robles; así como distintas especies de aves. Hay una riqueza natural de flora, fauna y aves, además de insectos, reptiles. Es todo un ecosistema que los campesinos luchan y lucharán para conservarlo porque es la madre tierra la que les da vida y sustento.

 

Nos consta, porque por esa calle cerca de donde tiene sus oficinas el vaquetón Carlos René Estrella Canto, pasamos antes de las 10 de la mañana cuando empezaron a pararse con carteles y mantas los campesinos, donde denuncian al vaquetón y exponen el problema. Regresamos como a las tres de la tarde y los campesinos, hombres y mujeres, unos 500 manifestantes estaban bloqueando esa arteria principal que comunica la colonia Reforma, bajo los inclementes rayos del sol.

 

En el Centro Histórico, vimos los titulares de la prensa escrita, en los diarios que circulan en la ciudad de Oaxaca, en la portada de ellos y a ocho columnas y con letras grandes se leían algunos títulos como: fiesta única, fiesta multicolor que daban cuenta de los bailes que campesinos e indígenas ejecutaron en el cerro del Fortín con motivo de la Guelaguetza 2018.

 

¡Qué contraste tan grande! Porque pasada la borrachera de la fiesta y a la que asistieron autoridades estatales, brotaba la inconformidad social de indígenas y campesinos.

 

En la calle Netzahualcóyotl, campesinos de San Miguel del Valle bloqueaban esa arteria y tenían encerrado prácticamente al multicitado vaquetón, Carlos René Estrella Canto, y en la calle de Las Flores, en el mero corazón político de Oaxaca, indígenas de Copala frente a la entrada lateral del Palacio de Gobierno se manifestaban, y a través de un altoparlante hasta mentadas de madre lanzaban contra el gobierno estatal.

 

La Secretaría de Turismo saldrá a informar que se recaudaron varios millones de pesos y que el turismo rebasó las expectativas. Que la fiesta fue un rotundo éxito, pero cabría preguntarnos, ¿informará el destino de estos recursos el titular de esa secretaría o todo quedará en penumbra?

La sed, el hambre y el sol lastimaban a esos campesinos que de San Miguel del Valle que llegaron a la ciudad de Oaxaca a exigir por escrito la autorización para sanear el bosque que da vida y sustento no sólo a su comunidad, sino a las comunidades cercanas a Tlacolula de Matamoros.

 

Cabe mencionar que la autorización por escrito que exigen al vaquetón, no consiste en que les va a entregar dinero en efectivo, sino en sustancias, líquidos o especies que curen o sanen ese bosque. Pero el vaquetón indolente ha provocado este conflicto, cuando su función es resolver los problemas de su competencia y no causarle problemas a la ciudadanía ni al gobierno que lo nombró para tal cargo.

 

El vaquetón de marras no sale de su mullido sillón, dicen los campesinos, porque varias veces lo invitaron para que conociera de cerca su comunidad y el bosque. Por este tipo de funcionarios indolentes y vaquetones perdió el PRI y el gobierno de Peña Nieto, arrasó Morena y llegaron como representantes populares, pillos y sinvergüenzas como Salomón Jara y Benjamín Robles Montoya en Oaxaca y quien sabe cuántos pillos llegaron como representantes del pueblo en otros estados.

 

Esa pertinente llamar a la ciudadanía a no bajar la guardia y a exigir ahora al nuevo gobierno que cumpla los compromisos hechos en campaña, porque de la boca de Salomón, de Benjamín y de otros ha salido esa expresión, de que una cosa es la campaña y otra es el ejercicio del gobierno.

 

Alerta ciudadanos, no bajemos la guardia, porque no queremos que nos pase en Oaxaca lo que nos pasó con el traidor y gran ladrón Gabino Cué, que por codicia, falta de honor y de dignidad mató la esperanza de los oaxaqueños y provocó que en 2016 regresara el PRI al Palacio de Gobierno.

 

Tengamos presente que en las elecciones intermedias para renovar a la Cámara de Diputados local y federal nuestro voto debe ser razonado y no en masa como lo fue en 2018.

 

Posdata. Gabino Cué Monteagudo no le robó a un ciudadano, le robó a Oaxaca y no cientos sino miles de millones de pesos. Él y su socio principal, Jorge Castillo, viven como reyes y en la impunidad. No debemos bajar la guardia para exigir que Salomón Jara Cruz y Benjamín Robles Montoya, exfuncionarios de ese gobierno corrupto y ladrón nos traten de engañar y dejar que estos dos ladrones se salgan con la suya y sus fechorías queden impunes. Salomón y Benjamín deben encabezar esta lucha para llevar a la cárcel a estos delincuentes, sino lo hacen debemos exigirle que tengan palabra de hombre y que antepongan sus afectos y su cariño por Gabino ante la demanda de justicia del pueblo oaxaqueño, porque si siguen con su ominoso silencio y su cobardía política quedarán ante el pueblo como mentirosos y traidores, y como presuntos cómplices y ladrones de ese gobierno traidor y corrupto y dejarán en entredicho a Morena y la palabra del ganador de la Presidencia de México.

 

 

 

Deja un comentario