Home Opinión El objetivo, ni una muerte materna más.

El objetivo, ni una muerte materna más.

0
0

Guillermo Hernández Puerto

El 2 de octubre del año 2013, Irma López Aurelio, una mujer indígena mazateca, parió a un niño en el jardín del hospital de Jalapa de Díaz. La fotografía de este parto donde se ve a la indígena pariendo a plena luz del día dio la vuelta al mundo. Marcó al gobierno de Gabino Cué Monteagudo de irresponsable en materia de salud y colocó a Oaxaca como un estado en donde la vida de las mujeres embarazadas, valen menos que la vida de un perro.

Luego de este escándalo de nivel mundial, el gobernador Gabino Cué aseguró a los oaxaqueños que no se repetiría otro caso semejante. Pero Gabino Cué ni destituyó al secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos ni tomó las medidas precisas para evitar más muertes maternas en el estado que gobernaba; le importo poco el problema social y humano.

Pese a que aseguró de que no volvería a ocurrir otro caso como el de la indígena mazateca, el 25 de octubre de ese año 2013, otra mujer de nombre Cinthia parió en el baño de la posada del Centro de Salud de San Jacinto Amilpas. No se acababa el escándalo por estos casos de negligencia médica y el 5 de noviembre, Alma Ruth Mendoza Martínez, de 23 años de edad, parió a un niño fuera de las instalaciones médicas del hospital de San Antonio de la Cal.

De nuevo ocurrió otro caso de negligencia médica, pues al anochecer del domingo, 26 de enero del 2014, Nancy Salgado López, una mujer mixteca, parió en la banqueta adyacente a la sala de urgencias del hospital regional de Huajuapan de león. Como el hilo siempre se rompe por lo más delgado destituyeron al director de la clínica. Germán Tenorio siguió al frente de lo Servicios de Salud de Oaxaca por la protección de su pariente político el gobernador Cué.

En mayo de 2017, ocurrió la muerte materna de la indígena Flores Guzmán Eustasia de 48 años de edad, del municipio de San Juan Juquila, Mixe, de la localidad de Asunción Acatlán.

La indígena pudo haber sido atendida en el hospital básico comunitario de Tamazulapam del Espíritu Santo, ser salvada de morir y de evitarse en nuestro estado otra muerte materna más. Pero Tamazulapam estaba sitiado por habitantes de San Pedro y San Pablo Ayutla por la disputa de la tierra y agua, donde por cierto corrió sangre entre esos pueblos hermanos que acaban de firmar un acuerdo de paz.

La paciente no pudo recibir la atención médica porque el Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud ante el conflicto social y político retiró al personal que labora en el hospital básico comunitario de Tamazulapam del Espíritu Santo. Puede decirse que se agravó el estado de embarazo de la paciente en el momento equivocado. ¿A quién culpar?. ¿A las comunidades en conflicto?. ¿O al destino?.

Tocamos el tema de las muertes maternas, porque el gobierno de Alejandro Ismael Murat Hinojosa a través de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), integró el Comité Sectorial de Vigilancia, Control y Seguimiento para la prevención de la muerte materna y morbilidad materna severa, con el fin de evitar muertes maternas y prenatales, así como complicaciones en el embarazo y brindar a las mujeres una experiencia positiva durante la gestación, parto y post parto.

El titular de los Servicios de Salud de Oaxaca, Celestino Alonso Álvarez, informó que este comité sectorial, integrado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ISSSTE, y el IMSS Prospera, trabajan conjuntamente en un Plan Estatal de Prevención de la Mortalidad Materna en el estado.

En 2017 mil 800 mujeres parieron exitosamente en las unidades de los Servicios de Salud. El titular de los Servicios de Salud hizo un llamado a que las mujeres acudan a control prenatal para prevenir un embarazo de alto riesgo o en caso de que éste se presente, seguir las recomendaciones médicas oportunamente.

Mire usted, amigo lector. A la fecha Oaxaca ocupa a nivel nacional el quinto lugar en muerte materna, ante ello los SSO refuerzan las acciones de prevención y atención. Los Servicios de Salud de Oaxaca están reforzando estas acciones, para evitar una muerte materna más en nuestra entidad.

Para ello se entregaron 73 ambulancias, 61 de traslado y 12 de urgencias básicas, las que buscan agilizar la atención médica de calidad en las comunidades más apartadas y necesitadas de atención médica, con una inversión de 56. 5 millones de pesos.

Es inadmisible que en pleno siglo XXI ocurra una muerte materna más en la entidad, por lo mismo es de destacarse y ponderarse las estrategias que realizan los Servicios de Salud en Oaxaca con un compromiso social, ético y humano, que es el de salvar vidas y evitar más muertes maternas.

Como moraleja bien se puede decir a riesgo de ser tildado de lisonjero: En el gobierno de Alejandro Murat y en la administración de Celestino Alonso Álvarez se trabaja responsablemente por la salud de los oaxaqueños, no se lucra con la salud de los oaxaqueños como en el gobierno de Cué y en la administración de Germán Tenorio y Héctor González Hernández. Esa es hasta ahora, en nuestra opinión, la gran diferencia entre un gobierno humanista y un gobierno deshumanizado y torpe.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *