¡Chinguen su jeta cabrones!

2018-11-23T10:10:40+00:00

Puerto Libre – Guillermo Hernández Puerto

El pasquín que con motivo del Segundo Informe de Gobierno publicó la coordinación de Comunicación Social a cargo del mexiquense Alfonso Martínez con el título Avances y Resultados, en la portada publicó a todo color la fotografía del gobernador Alejandro Ismael Murat Hinojosa, donde el gobernador aparece muy sonriente dando la mano a un campesino y con el cintillo, “más que nunca se trabaja en fortalecer la seguridad alimentaria”.

Dicen que repitiendo mil veces una mentira se convierte en verdad.

Con un solo niño oaxaqueño que muera de hambre por desnutrición, la seguridad alimentaria por la que trabaja cualquier gobierno cae por tierra y deja mal parado a su gobierno. Y más en el siglo 21.

En Oaxaca durante el sexenio del gobernador Murat han muerto niños por hambre. La desinformación o las mentiras que difunde Alfonso Martínez desde su cargo de vocero oficial del gobernador Alejandro Murat es una mentada de madre para Oaxaca y los oaxaqueños y sobre todo para los más jodidos del estado, porque miente y oculta o trata de ocultar la miseria y la marginación en que viven miles de oaxaqueños. ¿Pero qué le puede importar a Alfonso Martínez cuando forma parte de la nómina de los migrantes del estado de México que se están enriqueciendo con la miseria y el hambre del pueblo oaxaqueño bajo el amparo del gobernador Alejandro Murat y del exgobernador José Murat? Nada, van de paso como las golondrinas que no hacen verano y más tarde cuando llegue a su estado y termine el sexenio muratista se van a burlar de los oaxaqueños. Pero desde aquí les decimos a estos migrantes: ¡chinguen a su jeta cabrones!

Si en el mencionado pasquín Alfonso Martínez publica que se han atendido 1 265 cocinas comunitarias beneficiando a 109 mil oaxaqueños, ¿por qué en el gobierno de Alejandro Murat han muerto niños por hambre? A Alfonso le importa madre que mueran niños por hambre, porque él, toda la semana se ausenta de su chamba y la que le hace la chamba es Gisela Ramírez Hurtado y porque cobra un oneroso sueldo que le da para pagar estos viajes y darse la gran vida en la Ciudad de México y en su natal estado de México.

Si en Oaxaca se fortaleciera la seguridad alimentaria como lo asegura Alfonso Martínez en su pasquín, no muriera un solo niño oaxaqueño por hambre.

Mire usted, amigo lector. En el pasquín de marras Alfonso Martínez publicó que más de 100 mil niños y niñas inscritos en preescolar y primaria tienen desayunos escolares en 240 municipios de alta marginación. Luego entonces ni un solo niño en Oaxaca debía morir por hambre porque están bien alimentados, pero la triste realidad es que hay niños que han muerto por hambre en el gobierno de Alejandro Murat y en el desgobierno del gran ladrón y traidor Gabino Cué Monteagudo.

El pasquín de marras publica en portada que en 296 municipios hay 236 dotaciones de alimentos. ¿Por qué entonces niños oaxaqueños mueren por hambre ante tanta abundancia de alimentos que según Alfonso Martínez entrega el gobierno de Alejandro Murat?

En el pasquín de referencia hay un cintillo en la parte superior derecha que a la letra dice: “Reconstrucción del hospital de Juchitán”. Inversión de 460 millones de pesos, 164 mil beneficiados en 15 municipios. ¿Qué no le dará vergüenza publicar esta mentira a Alfonso Martínez, cuando todos los oaxaqueños sabemos y especialmente los juchitecos que este hospital lo construyó el Ejército mexicano? Vaya cinismo del mexiquense.

No sólo queda Alfonso Martínez como mentiroso, sino que etiqueta al gobierno de su jefe Alejandro Murat Hinojosa como un gobierno mentiroso y presumido con sombrero ajeno. Creemos que el gobernador no es afín a esta clase de desinformación a la que acostumbran, en este caso, los que piensan o creen como Alfonso Martínez que los oaxaqueños somos disminuidos mentales o idiotas.

Parece que en Alfonso los oaxaqueños estamos viendo al Carlos Velasco Molina, vocero y dedo chiquito del entonces gobernador José Murat quien para tapar la borrachera y la juerga con las entonces nenorras de la Hora Pico se inventó el autoatentado y uno de sus escoltas se pegó un tiro en la pierna y apareció bajándose los pantalones ante los medios de comunicación para enseñar la supuesta herida como una vulgar vedete y Carlos, el millonario que hizo José Murat, difundió a todo color que el gobernador había sido objeto de un atentado cuando José Murat fue metido al IMSS para el disimulo y para que le curaran la fenomenal borrachera que en conocido hotel se había puesto con las nenorras de la Hora Pico.

Sería mejor que Alfonso Martínez entregue el cargo y que se vaya a la Ciudad de México y al estado de México a gozar su riqueza obtenida en tan solo dos años, para que ya no siga de pinocho y coloque de pinocho al gobierno de su jefe Alejandro Ismael Murat Hinojosa ¿No le parece a usted amigo lector esta sugerencia una buena idea, para que los migrantes del estado de México no nos quieran ver la cara y se roben a placer el dinero de los oaxaqueños?

Deja un comentario