fbpx
Centeotl el libro 2019-04-03T11:26:37+00:00

Centéotl en los Lunes del Cerro

Junio 2019. Segunda Edición

En el año 2013 fue presentado este trabajo colectivo que en palabras del investigador e historiador Salvador Sigüenza

“A partir del reconocimiento del papel que cumple la representación de la Diosa Centéotl en el formato actual de las Celebraciones de los Lunes del Cerro y su Guelaguetza, el libro busca identificar sus referentes históricos, antropológicos y culturales”. Sin duda alguna existen en la bibliografía local importantes textos que nos cuentan la historia de la Fiesta de los Lunes del Cerro; sin embargo, Centéotl en los Lunes del Cerro ha dado voz a quienes han transitado esta historia divina que transcurre entre cultura, crónica, costumbre y la belleza de descubrir que con tradición o sin ella, todas somos diosas.

La segunda edición, con la correspondiente actualización de datos y galería fotográfica, estará lista en el mes de junio, y se ha iniciado la venta anticipada del libro. Autores: Prometeo Sánchez Islas. María Luisa Acevedo Conde. José Demetrio Quiroz Alcántara. Guillermo García Manzano. María Concepción Villalobos López.

1969

Dora Rodríguez Baños Santiago

Pinotepa Nacional

1970

Rosenda Martínez

Juchitán de Zaragoza

De la tradición a la historia

A partir del reconocimiento del papel que cumple la representación  de la Diosa Centéotl  en el formato actual de las celebraciones de Los Lunes del Cerro y su Guelaguetza, el libro busca identificar sus referentes históricos, antropológicos y culturales; esto en un contexto en el que la diosa personalizada, es considerada anfitriona de la celebración  y constituye una expresión de la cultura intangible que es importante fortalecer y preservar en el ánimo de las generaciones más jóvenes, convertidas en el núcleo de la fiesta de julio en tanto organizadores, bailarines, músicos y creadores.

Si bien se busca establecer el vínculo histórico de esta deidad y su interpretación en la cultura contemporánea, con la finalidad de protegerla del uso ligero que que implica insertarla en un espectáculo justificado por sus aportaciones al turismo, también se trata de una deferencia y un reconocimiento a las mujeres en las que ha recaído esta distinción durante las fiestas de Los Lunes del Cerro.

Presentación

Salvador Sigüenza Orozco

El trabajo La diosa Centeótl y su presencia en la fiesta de Los Lunes del Cerro es, como muchos acontecimientos en Oaxaca, resultado de un esfuerzo colectivo que, a partir de revisión documental y labores en campo, elaboraron un grupo de personas con conocimientos y experiencia en antropología , historia, cultura y folklore; equipo de trabajo que comparte un interés genuino en el análisis y la reconstrucción de un conjunto de festejos elaborados colectivamente y por lo tanto, pertenecientes a una comunidad.

Las divinidades agrícolas del mundo

Las diosas, las mujeres

Edición

Amo la Guelaguetza, pero amo más los Lunes del Cerro

Relación de Diosas Centéotl

Actualizada

Carteles y comentarios de nuestras fiestas tradicionales

La Diosa Centéotl

2019

¡Apartalo en preventa ahora!

Preventa exclusiva para lectores de Acontragolpe

Carteles Editores

Puede pasar directamente a pagar en la imprenta

Como llegar

Preventa hasta el 31 de abril 2019

zendejas_ma@hotmail.com

Conoce más

Se parte de este esfuerzo

Hay libros oaxaqueños que nacen condenados a leerse y re leerse. Éste es uno de ellos.

Dos tipos de verdades hay en el origen de la pareja humana y ambas están contenidas en este libro: el mito, que es cuento verdadero y la historia, que es verdad contada. Mientras el raciocinio parte en cachos a la realidad para entenderla mejor, el sentimiento integra en un todo lo racional más todo lo demás. Esta dualidad pone al mundo a girar y al hombre lo hace imaginar y saber.

Por eso este libro es ameno y útil porque nos explica el tema de Centeótl desde ambos puntos de vista: el mito y la historia. Responde preguntas al mismo tiempo que provoca más y nos comunica ciertos misterios que quién sabe por qué, heredaremos como valores estrictamente oaxaqueños a los futuros “nitos”.