Home Opinión A LA SECRETARÍA DE SALUD LLEGA UN EBRIO ESCANDALOSO Y POLÍTICO RAPAZ
A LA SECRETARÍA DE SALUD LLEGA UN EBRIO ESCANDALOSO Y POLÍTICO RAPAZ

A LA SECRETARÍA DE SALUD LLEGA UN EBRIO ESCANDALOSO Y POLÍTICO RAPAZ

0
0

Puerto Libre

Guillermo Hernández Puerto

Llegando y prendiendo lumbre, pero lo malo es que no solamente la prendió contra Juan Ramón Díaz Pimentel sino también contra el gobierno de Oaxaca, contra el Partido Revolucionario Institucional y contra el precandidato presidencial del PRI José Antonio Meade Kuribreña.

Decimos esto, porque luego de que Juan Ramón Díaz Pimentel fue designado por tercera vez secretario de Salud del estado de Oaxaca, abrió fuego al declarar lo siguiente: “ La nómina de los Servicios de Salud (SSO) está muy inflada, 8 mil trabajadores deben ser reubicados y otros tendrán que salir de la dependencia, porque esto genera un déficit de un mil 700 millones de pesos; no somos la secretaría del empleo, somos la secretaría de salud”.

Y desbocado agregó tanto para comprar pleito contra los trabajadores de la secretaría de salud cuanto para golpear a Celestino Alonso Álvarez. “ ¡ La desorganización es terrible!”. Laborar con 10 mil trabajadores es suficiente, no con 18 mil empleados hoy en nómina. Estas declaraciones hablan de la prepotencia y soberbia de Juan Ramón Díaz Pimentel, y lanza estas amenazas sabedor de que haga lo que haga y diga lo que diga, así sea la mayor estupidez o locura, no será destituido del cargo por el apoyo de su compadre y del gobierno del estado, pese al broncón que armará sino recula en su soberbia y sus amenazas, porque ¿cómo le hará para echar a la calle a 8 mil trabajadores de la secretaría de salud y dejarlos sin empleo?.

Los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) no requieren de un soberbio, bocón y corrupto, sino de un oaxaqueño que sepa torear el toro con sabiduría e inteligencia. ¡ Pero qué se puede esperar de un brabucón, de un peleador de cantina, de un campeón de levantamiento de tarro y de barra libre, de un adorador del Dios Baco?.

Recientemente en una cantina agredió en estado de embriaguez a Jorge Franco, El Chuky, echándose encima un alacrán, porque el Chuky es de armas tomar y no se le va a perdonar a Juan Ramón Díaz Pimentel que frente a comensales y bebedores le haya gritado en su cara, ¡lárgate de Oaxaca asesino, no te queremos aquí!, acompañadas con un manotazo que el Chuky esquivó. Ebrio hasta las cachas se bamboleaba hacia los lados atropellando meses y sillas de los parroquianos que estaban comiendo y bebiendo cervezas.

Para evitar este espectáculo deprimente de un ebrio escandaloso llegaron de pronto agentes policiacos del gobierno estatal y se llevaron de “aguilita” al compadre del compadre. Tenemos, pues, los oaxaqueños a un ebrio escandaloso como secretario de salud que peca de soberbio, bravucón y bocón, además de corrupto, pues en caricaturas que circulan en redes sociales se dice que Pimentel le dice a Celestino Alonso Álvarez, “sácate de aquí cabrón, que yo te voy a enseñar cómo se roba”.

El nombramiento de Juan Ramón no tiene como fondo mejorar los servicios de salud de los oaxaqueños sino que no es más que una cortina de humo para que Díaz Pimentel robe miles de millones de pesos de esa secretaría, esa es la encomienda, porque él y su compadre no tienen llenadera.

El ajo asqueroso que se configuró para poner ante la opinión pública a Díaz Pimentel como el paladín de la lucha contra la corrupción en la secretaría de salud es que eche a la calle a miles de trabajadores de dicha secretaría, ajo pestilente que apoyarán los plumíferos que están al servicio del compadre de Pimentel, calificando dicha medida de benéfica porque corre a miles de aviadores calificados así por el borracho.

Lo que en realidad es que deja sin trabajo y pan a miles de familias de los trabajadores que echa a la calle; esta medida es tramposa y de muy mala fe, ruin y perversa, pues si en verdad se tratara de combatir la corrupción, Juan Díaz debiera denunciar ante la opinión pública a los funcionarios del gobierno de Ulises Ruiz Ortiz y al mismo Ruiz Ortiz y presentar contra ellos querellas judiciales ante la fiscalía general del estado y la Procuraduría Geneal de la República, pero como no se pretende combatir corrupción en la secretaría de Salud sino saquearla, Juan Díaz lanza su caballo de espadas al aire, pero el fondo de este pestilente ajo, es robar miles de millones de pesos de esa secretaría y que mejor corrupto y hombre de todas las confianzas para consumar este gran saqueo o estafa que Juan Ramón Díaz Pimentel, ducho en el arte de robar, mentir y enriquecerse con los cargos públicos.

Frente al 2018 las amenazas, bravuconadas y soberbia de Juan Ramón Díaz Pimentel son muy graves para el PRI y para su candidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña, porque aportará por lo menos 30 mil votos salidos del sindicato de salud en contra de Meade, más el voto del magisterio y de otras organizaciones serán más de 100 mil sufragios que pueden ir a parar a Morena y esto representaría la derrota del PRI en Oaxaca en la elección de Presidente de la República y el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, porque aunque Pimentel y su compadre piensen o crean que todos los oaxaqueños van a creer que éste combatirá la corrupción en la secretaría de Salud, se equivocan, porque habrá miles que creerán que Juan Ramón llega para robar miles de millones de pesos para él y su compadre, pues estos no tienen llenadera y forman parte de esa minoría rapaz que se ha enriquecido con el sufrimiento del pueblo, como lo dice Obrador.

Como moraleja de lo anterior diremos ¿Qué pecado tan grande ha cometido Oaxaca para que a la secretaría de salud llegue un ebrio escandaloso y un político rapaz que se ha enriquecido con el sufrimiento del pueblo Oaxaca y que con el cuento de la lucha contra la corrupción llega a saquear miles de millones de pesos de dicha secretaría?.

 

Foto: https://encontexto.wordpress.com/2009/07/06/el-exsecretario-de-salud-diaz-pimentel-agredio-a-pacifico-ciudadano/